3 Zoom

Head of Arena Communications México

Running – La Red Social

Desde hace un tiempo quería escribir sobre una pregunta que ahora, más que nunca, está muy de moda. De hecho, quería escribir la respuesta a esa pregunta. Hay ocasiones en la que la escuchamos del estilo de “pero, ¿tú por qué corres?”. Hay otras en las que, como el maestro Murakami, se formula con un poco más de profundidad, tipo “pero, ¿en qué piensas cuando corres?”. Y hay otras, las menos, que se hace con tintes de cierta incredulidad (incluso envidia), por ejemplo, “estáis como cabras, ¿qué ganáis corriendo tanto?”.

Pues bien, tras pensarlo y re-pensarlo he llegado a una conclusión muy simple. Conclusión que seguro que suena obvia pero que, creo que sirve como comodín y que, además, es cierta: Cada uno corre por un motivo. El quid está en que “ese” motivo muchas veces es el mismo. Pero no siempre. De ahí que,  personalmente, esté totalmente en contra de forzarlo a que sea un “único” motivo: ponerse en forma ó adelgazar ó encontrar la felicidad ó sentirse joven. Patrañas.

Esos son motivos de cada uno pero, con certeza creo que ese motivo no está aislado, lo que me lleva a mi conclusión anterior. Además del motivo concreto, existe una dosis de personalización, de entorno único e irrepetible del que le dotamos cada uno de nosotros que hace que, motivar a través de “razones universales” no sirva para nada. Motivar para hacer que otros corran es patético y por cierto, inútil. La motivación debe venir desde el entendimiento de a quién te diriges, de cuáles podrían ser sus retos, sus aspiraciones y entonces, colocar el running dentro de ese mundo para que la motivación surja, no ya del propio running, sino de la persona que va a correr. Eso sí funciona.

En mi caso, y dejo la motivación para otra ocasión, corro porque he descubierto que practicar deporte me hace mejor persona. Mucho mejor persona. Me ayuda a superarme (además de superar a otros), a conocerme mejor, a disfrutar de la soledad, a sufrir (y a llevarme algunas de las mejores alegrías de mi vida), a desconectar de algunos problemas (o a aceptarlos mejor), a poder comer de forma más sana (y más), a disfrutar más del tiempo libre (madrugo mucho más), a conocer más mundo (corro allá a donde voy, vacaciones, trabajo u horas sueltas), pero sobre todo…porque conozco más gente. Gente que corre.

En mis charlas, clases, ponencias, presentaciones alrededor de las redes sociales, hay un punto, gracioso, que coincide con lo que señalaba al inicio de este artículo. Este punto es otra vez, una pregunta. En este caso suele ser del tipo “pero, ¿para qué sirve Facebook?”, ó también hay gente que dice cosas parecidas a “pero, ¿para qué voy a publicar yo en Internet cosas de mi vida?”. Llevado a este extremo, suelo contestar que, como todas las preguntas difíciles en la vida, depende. Depende de qué quieras conseguir, de quién seas, de si representas a una empresa o a ti mismo, de qué nivel de vinculación y continuidad necesites, de si tienes claros tus objetivos o de si lo necesitas realmente. Puede que no lo necesites. Pero seguramente sí. Seguramente sí porque en todo entorno social hay algo inherente a dicho entorno y es la socialización.  Puede parecer ridículo incluso plantearlo pero en todo entorno social, se socializa. He escuchado hace poco que hay un concepto curioso de redes sociales para dos personas, incluso para una…pero no dejan de ser rarezas con su punto de valor por ir en contra de su propia esencia.

Y esta socialización se puede maximizar en dichos entornos. Como nunca antes en la historia, las herramientas que se nos ofrecen hacen que acciones como conocer a alguien, conocer al amigo de alguien, compartir, descubrir, recuperar, crear, encontrar, sean absolutamente sencillas. Absolutamente escalables. En estos entornos, además, se consigue un efecto de “duplicar” la vida fuera de los mismos. Tenemos una vida y en estos entornos, tenemos más posibilidades de vida, no estamos sujetos a las leyes del espacio ni del tiempo y podemos “jugar” a amplificar nuestra vida. Algunos incluso mienten sobre su verdadera vida…;-)

En el running, la gente que corre consigue un efecto inverso, que es el que me hace disfrutar tanto con este deporte. Socializa mucho más fuera que dentro de Internet. Se han invertido miles de millones de dólares en iniciativas para crear redes sociales para deportistas. La única que no ha muerto o está condenada a muerte es Nike Plus. Y esto, como ya dije, no es una red social. Eso es la publicidad del futuro.

En mi caso, cada vez que conozco a alguien, cada vez que viajo, y cada vez más veces, el running hace de red social. Basta con que la persona que conoces corra, para que esa relación ya tenga una base de naturalidad, de cercanía, que hará dicha relación más fluida. Basta con que en un viaje, descubras a alguien estirando antes de salir a correr para que te unas a él/ella y entables una nueva relación que te permitirá abrir otras nuevas. Y, esas relaciones, son más duraderas. Comprobado. Tan comprobado que en mi reciente traslado a México DF, en 3 semanas he hecho más contactos por el running que por trabajo…y casi todos me sirven para mi trabajo (clientes, proveedores, médicos, abogados, representantes, arquitectos y un largo etcétera).  Tan comprobado que en mis más de 10 años en Madrid mas de la mitad de mis amigos corren o practican deporte. Pero lo importante es que muchos de ellos son mis mejores amigos y que a través de ellos he descubierto a otros buenos amigos, momentos maravillosos, lugares fascinantes y he sido mejor persona.

Es fuera de la red, donde este entorno social adquiere su máxima expresión. Cualquier momento es bueno para quedar a correr y por tanto, celebrar una posterior comida. Cualquier momento es bueno para descubrir una nueva ruta e invitar a amigos de amigos. Cualquier momento es bueno para motivar a alguien a que corra y se una a La Red.

Lo bueno, además, es que esto sirve para todos los deportes, sobre todo “los de sudar y sufrir”. Sufrir une.

Comentarios
  1. Nacho10 octubre 2012 a las 9:37 am

    Difícil expresarlo mejor. Gracias crack!

  2. Luis11 noviembre 2012 a las 5:28 pm

    Chapeau! Esta lectura es una buena explicación para los no runners, y una satisfacción para los runners.
    Keep runnig Jorge.

Responder comentario

Deja tu comentario

Subir al inicio